Archivo del blog

miércoles, 18 de julio de 2018

La silla aburrida

"La silla aburrida" es una frase hasta graciosa e inofensiva. Esta es una estrategia utilizada por

algunos docentes con la finalidad de tranquilizar o aquietar a un niño que tenga algunas conductas

disruptivas o actitudes que a los adultos nos parezcan que amenazan la armonía y la concordia o en el

peor escenario"molestas o impropias".

Y si,  parece ser efectiva; sin embargo, lamentablemente esta estrategia (silla aburrida o boring chair)

es  un método que debilita y deteriora la autoestima del niño que lo vive.  Recuerda que muchas

veces las conductas difíciles en algunos niños,  son indicio de un problema mucho más grave.

Cuando desees que el niño haga un alto en sus comportamientos inadecuados socialmente, de forma

sutil y con actitud amable siéntalo y propónle un juego de mesa (rompecabezas, dominó, otros)

O apóyate si son dos docentes en el aula, que una retire al niño de la situación hasta que se calme o se

tranquilice.

La negociación también es una forma de ayudar al niño a mejorar algunas conductas.

Conversa e incluye a los padres en procura que el niño mejore su actuación dentro del aula.

Usa música suave, clásica y si tienes, unos audífonos, lo harás sentir muy contento.

Los malos comportamientos a veces son un llamado de alguien que necesita, amor y comprensión.

Que te parece sustituir el nombre de silla aburrida  por "la silla feliz" con una actividad creativa.  Así

marcarás positivamente al niño.